1. Notas del debate del 14 de Octubre en Gamble Auditorium

2. Demócratas y republicanos se disputan el voto hispano en EE.UU.
http:// www.terra.es


El candidato vicepresidencial demócrata John Edwards, en un discurso a mediados de julio, enfatizó que no sólo quiere ayudar a la clase media sino también "a los millones de estadounidenses de origen hispano que trabajan duro y se esfuerzan por salir adelante".

28/jul/2004.- Dado que los hispanos son la minoría más grande y de mayor crecimiento en Estados Unidos, Edwards no es el único candidato preocupado por obtener su voto en este año electoral, en el que el presidente George W. Bush y el candidato demócrata John Kerry están casi empatados en las preferencias de la población.
Tanto los demócratas como los republicanos han dejado claro que lucharán por obtener el voto hispano no sólo por sus cifras -40 millones de estadounidenses tienen este origen-, sino porque este sector de la población está fuertemente representado en estados que podrían ser cruciales en caso de una elección muy disputada, incluyendo Arizona, Nuevo México, Nevada y Florida. Los dos partidos ya están gastando cantidades enormes de dólares en anuncios en español.
En la convención demócrata en Boston, el gobernador de Nuevo México Bill Richardson fue nombrado presidente de la reunión, la primera vez que se le otorga a un hispano tal distinción. El representante Bob Menéndez, presidente del comité demócrata en la Cámara de Representantes federal, se dirigió a la audiencia en la noche inaugural hablando en parte en español.
A principios de este mes, Bush y Kerry dieron discursos vía satélite a una reunión del mayor grupo defensor de los derechos de los hispanos en el país, la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos, en San Antonio, Texas. Ambos hablaron sobre un asunto crucial para los hispanos: establecer el estatus legal para los trabajadores migrantes.
Edwards enfatizó el mismo punto al dar un discurso en Los Angeles ante un grupo hispano, en que exhortó al Congreso a que apruebe un proyecto de ley para ayudar a los trabajadores agrícolas migratorios a obtener la residencia legal.
"Ofreceré un pedazo del sueño americano a las buenas personas que trabajan cada día en nuestras granjas", dijo Edwards al grupo, que ha expresado su esperanza de elevar las bajas cifras de votantes hispanos -sólo 5,9 millones en el 2000-, a 7,5 millones este año.
Adam J. Segal, director del Proyecto del Votante Hispano en la Universidad John Hopkins, dijo que parecía que los demócratas habían tomado la ventaja en la cuestión de los inmigrantes.
"El bando de Kerry ha planteado una serie de propuestas migratorias... muy progresistas que incluyen la obtención de la ciudadanía para trabajadores inmigrantes, y ampliar los beneficios a los hijos de los trabajadores", dijo en una entrevista telefónica.

 

3. Aseguran que el voto hispano decidirá próximas elecciones

El voto latino decidirá quien ocupará la Casa Blanca en las próximas elecciones del 2 de noviembre, coincidieron panelistas reunidos en Miami.
30/sept/2004.- El impacto del voto latino en las presidenciales fue el tema que discutieron el periodista de Univision, Jorge Ramos; el presidente del Concilio Nacional de La Raza, Raúl Yzaguirre; el asesor de New Democratic Network y ex director de la Fundación Cubano-Americana, Joe García; y el representante estatal republicano David Rivera durante una conferencia efectuada en la Universidad de Miami.
Mientras muchos se preguntan si la economía, la guerra en Iraq o la lucha contra el terrorismo decidirán las elecciones, los panelistas creen que el voto de los hispanos será el factor determinante.
Jorge Ramos le llama a esto "el síndrome de Cristóbal Colon", ya que cada cuatro años los latinos son "descubiertos" por los políticos para cortejar su voto.
Para el periodista los latinos quedan en el olvido después de los comicios, aunque reconoce que este año puede ser diferente por el peso electoral que ha adquirido la primera minoría del país.
Según los participantes, los siete u ocho millones de hispanos concentrados en estados como Arizona, Nuevo México, Colorado y Nevada inclinarán la balanza hacia uno de los dos candidatos.
Asimismo, señalaron que temas como trabajo, educación y salud son los que más preocupan a los hispanos y que los candidatos deben abordar si quieren ganar su voto.
En este sentido, el representante Rivera recordó la reforma migratoria anunciada este año por el presidente George W. Bush y que regularizaría la situación de millones de indocumentados en EEUU por medio de un programa de trabajador huésped.
"Bush en general ofrece a los latinos lo mismo que ofrece a todo el país, un liderazgo fuerte y una visión positiva para el futuro", dijo a EFE Rivera, quien agregó que el presidente también ha ofrecido a los hispanos mejoras en la educación de sus hijos por medio de la reforma "Que ningún niño se quede atrás".
Por su parte García señaló que la campaña de John Kerry ofrece un enfoque más concreto hacia los hispanos.
"Me parece que Kerry nos ofrece una visión de cooperar con nosotros (los latinos), de tratar de buscar una solución y como congresista ha manifestado su apoyo a los proyectos relacionados con los hispanos", sostuvo el ex director de Fundación Cubano-Americana.
Florida, uno de los estados con mayor concentración de hispanos en el país, tuvo un rol fundamental en las elecciones de 2000, cuando Bush ganó por 537 votos al candidato demócrata Al Gore.
"Los hispanos decidieron las pasadas elecciones y Miami es el modelo de cómo va a lucir EEUU cuando maduren los latinos. El poder va caer en sus manos", recalcó García.
No por casualidad esta ciudad fue elegida para ser el escenario del primer debate entre Bush y Kerry, que se llevará a cabo, hoy, jueves, en la Universidad de Miami.
"Florida jugó papel importantísimo durante las elecciones de 2000, por eso resultó atractivo para la comisión del debate presidencial y también porque Miami es una ciudad internacional", concluyó Rivera.

 

4. El poder de los hispanos en las urnas en noviembre

La presencia hispana en Estados Unidos va a más y con motivo de la celebración del Mes de la Herencia Hispana, en esta ocasión habrá un reconocimiento añadido a su influencia cultural, económica y social. El momento, además, tiene un componente especial por la relevancia, este año, del poder electoral hispano de cara a las elecciones presidenciales del 2 de noviembre.

Se prevé que alrededor de 7 millones de hispanos acudan a votar en las presidenciales de EE.UU., lo que representa alrededor de un 6 por ciento del total de electores y su contribución puede ser determinante en estados como Florida, Arizona, California y Nuevo México.
Cada año, el Mes de la Herencia Hispana, desde el 15 de septiembre al 15 de octubre, conmemora las gestas e influencia de los latinos en la historia de Estados Unidos.
El reconocimiento de la Herencia Hispana fue aprobado inicialmente como un festejo de una semana por una resolución conjunta de las dos cámaras del Congreso de EEUU el 17 de septiembre de 1968 y fue firmado por el presidente Richard Nixon.
Veinte años más tarde, el 17 de agosto de 1988, el presidente Ronald Reagan extendió las celebraciones a un mes, del 15 de septiembre al 15 de octubre.
El periodo fue ampliado para coincidir con las fiestas patrias de México, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua.
PERFIL DE LA POBLACIÓN HISPANA
La población hispana en EEUU llegó a los 39,9 millones a fecha de 1 de julio de 2003, según la oficina del Censo, lo que supone que desde el año 2000 hubo un incremento de 9,4 millones de personas.
Su tasa de crecimiento fue de 13,0 por ciento, cuatro veces mayor que la de la población total (3,3 por ciento).
Los hispanos son ahora la minoría más numerosa en los Estados Unidos y se pronostica que alcanzará los 52,7 millones para el año 2020, 80,2 millones para el año 2040 y 96,5 millones para el año 2050, según los pronósticos del Censo.
Para el 2050 los hispanos representarán el 24,5 por ciento de la población total de los Estados Unidos.
La mayor parte de la población hispana de EEUU es de ascendencia mexicana y representan el 58,5 por ciento del total, seguido por los puertorriqueños con 9,6 por ciento y los cubanos con 3,5 por ciento.
Los centroamericanos constituyen el 3,8 por ciento y los dominicanos con 2,2 por ciento.
California es el hogar de 11,0 millones de latinos y Texas cuenta con 6,7 millones de habitantes hispanos. California, Texas, Nueva York, Florida, Illinois, Arizona y Nueva Jersey son los siete estados donde residen tres de cada cuatro hispanos, ya que un millón o más de ellos radican en estos siete estados.
Nuevo México es el estado con la mayor concentración de población latina, con 42 por ciento, según datos del censo 2000. En California el 34 por ciento de habitantes son hispanos, al igual que en Texas.
La concentración de mexicanos en Nuevo México, California y Texas se explica porque "la mayor parte del territorio era parte de México y por la proximidad de la frontera".
El total de familias hispanas contabilizadas por el Censo 2000 es de 7,4 millones. De éstas, 4,8 millones (64 por ciento) tienen hijos menores de 18 años.
Hay 29 millones de residentes en los Estados Unidos con edades de 5 años o más que hablan español en sus hogares. La proporción de personas de habla hispana es de 1 por cada 10 residentes. De éstos más de la mitad habla bien el inglés.
De acuerdo con el Censo, de los 31,1 millones de residentes de EEUU nacidos en el extranjero más de la mitad, 16,1 millones, son de América Latina, un grupo que ha crecido rápidamente.
Más de la cuarta parte de la población estadounidense nacida en el extranjero es de México, Cuba, República Dominicana y El Salvador también están entre los 10 primeros países de donde provienen las personas nacidas en el extranjero que viven en los Estados Unidos.
En educación, el 57 por ciento de latinos de 25 años o más estudiaron la secundaria en el año 2000 y el 11 por ciento de latinos de 25 años o más tienen licenciatura, de acuerdo con el Censo 2000.
El 41 por ciento de los trabajadores hispanos son empleados como operadores o trabajadores agrícolas, y el 14 por ciento ocupan trabajos de gerencia o profesionales.
Carlos E. Sánchez/EFE Reportajes